Y vuesa merced, ¿dónde camina?
Yo, señor -respondió el caballero- voy a Granada,
que es mi patria.
¡Y buena patria! -replicó don Quijote.

sábado, 26 de octubre de 2013

POR TIERRAS DE SORIA. Segunda parte

Cierro el recorrido sobre tierras de Soria con tres videos que ilustran sobre los lugares de esta provincia visitados en el reciente viaje de septiembre 2013.

POR TIERRAS DE SORIA II. Recorremos las villas de Atienza, Almazán y Morón de Almazán. De esta última llama poderosamente la atención que una villa tan pequeña (unos doscientos habitantes en la actualidad) pueda tener una Plaza Mayor tan grandiosa, cuya contemplación justifica por sí sola un el viaje.




POR TIERRAS DE SORIA III. Nos adentramos en la ciudad de Soria, donde la sombra luminosa de Antonio Machado se hace presente en el recomendable paseo al atardecer por la ribera del Duero hacia la ermita de San Saturio. Santo Domingo y San Juan de Rabanera en el centro de la ciudad, y San Juan de Duero en las afueras a la vera del río, son monumentos que todo amante del románico debiera visitar.
La villa medieval de Calatañazor, donde se dice que "Almanzor perdió el tambor", pues en la batalla del nombre de esta villa el temible caudillo árabe sufrió la gran derrota, tras la cual murió por estas tierras en su huida, es un lugar donde pasear es un lujo para los sentidos. Y aunque en cualquier momento del día se disfruta de ella, es recomendable hacer noche en alguna de sus casas rurales, para contemplar como juega la luz con ella en las últimas y primeras horas del día. Y para disfrutar de la noche en este lugar conviene elegir época de luna llena o nueva, el espectáculo queda garantizado.







POR TIERRAS DE SORIA IV. En este paseo visitaremos la pequeña localidad de Andaluz, con veinticinco habitantes y su Iglesia de San Miguel Arcángel con una preciosa galería porticada de estilo románico, Berlanga de Duero, Burgo de Osma, San Esteban de Gormaz y la ermita de San Baudelio, una joya del arte mozárabe.






  

jueves, 10 de octubre de 2013

POR TIERRAS DE SORIA I. Medinaceli y Santa María de Huerta entrando por Sigüenza

En la anterior entrada “Por tierras de Soria” os abría una ventana a esta bella tierra. A través de unas pocas imágenes sobre distintos lugares visitados pretendía mostrar una visión general de esta provincia no suficientemente conocida, pues como reza un slogan de promoción turística “Soria ni te la imaginas”.
Con las imágenes que en esta ocasión os entrego y que en otro momentos ampliaré pretendo mostrar en detalle algunos de los lugares insinuados en la anterior entrada.
Hoy visitamos Medinaceli y el Monasterio cisterciense de Santa María de Huerta. También incluyo a Sigüenza, pues siendo villa de la provincia de Guadalajara, a través de ella podemos ambientarnos en el paisaje, urbanismo, arte y personajes que nos esperan, pues Sigüenza es una bella puerta de entrada a Soria.

SIGÜENZA (la que domina el valle)

Por su estratégica ubicación, al igual que villas de esta zona de Castilla, cumplió funciones defensivas como ciudad de frontera en periodo de dominio musulmán. En anterior época romana fué importante centro de comunicaciones, pues por ella pasaba la calzada Henares.
Al conservar el trazado medieval es un bello paseo adentrarse en ella buscando los monumentos que nos ofrece:
La Plaza Mayor, de estilo renacentista, cuya construcción ordenó el Cardenal Mendoza, Canciller de Castilla en época de los Reyes Católicos, por su trazado abierto es de singular belleza.
De la Catedral, donde encontramos románico, gótico y renacimiento, llaman la atención sus dos grandes torres, más propias de una fortaleza civil que de un edificio religioso. Lo más llamativo de este templo catedralicio es la Capilla del Doncel, en la que se encuentra el emblemático sepulcro de don Martín Vázquez de Arce, conocido como el Doncel de Sigüenza, paje de la reina Isabel la Católica muerto en la campaña contra el reino de Granada.
Accediendo por la calle Mayor hasta el Castillo, a la altura de la Hospedería Porta Coeli, encontramos la iglesia románica de Santiago, y muy cerca de ella a espaldas de la hospedería la de San Vicente y la Casa del Doncel en una placita íntima y recoleta con un encanto especial a las luces del amanecer y atardecer.

MEDINACELI (la ciudad del cielo)

También por su situación estratégica fué ciudad de frontera. En Epoca de Abderramán III fué la principal ciudad musulmana al norte de la capital del califato. Se dice que aquí murió Almanzor, aunque lo más probable es que ello sucediera en otro lugar cuando huía tras su derrota en la batalla de Calatañazor; aquí estuvo enterrado hasta que por orden de la Inquisición su tumba fué destrozada.
Lo mejor para disfrutar Medinaceli es pasearla perdiéndonos en ella hasta que su Plaza Mayor, en su día foro romano, nos descubra. 
La primera y última imagen, a modo de recibimiento y despedida de esta villa, es la del Arco romano (siglo II), único de tres arcos en Hispania, del que Unamuno dijo que "mira con ojos, que son pura luz, el paisaje planetario de aquellas tierras".

SANTA MARÍA DE HUERTA

El Monasterio de Santa María de Huerta, a treinta kilómetros de Medinaceli, en la pequeña localidad del mismo nombre, está considerado como la mejor obra del arte cisterciense de Castilla. Su refectorio es una joya en la que destaca la escalera de acceso al púlpito encalada en el muro.
Una imagen imborrable de este lugar es la del hermano Jaime, quien nos facilita la entrada y aconseja como realizar la visita, al tiempo que con su cara radiante de paz y alegría nos invita a una interna exclamación de "alabado sea Dios".






sábado, 28 de septiembre de 2013

HASTA EL GORRO. Rafael Carmona


Los ingenuos se sorprenden de todo, o casi. A los políticos, sin embargo, tendríamos que pedirle una dosis más elevada de realismo, no por nada especial, simplemente por el hecho de que su tarea es conocer, o deberían de conocer, a dónde se meten cuando deciden entrar en la “tarea política”, salvo una excepción, claro: cuando confunden el quehacer político con un juego de azar en el que todo es imprevisible. En este caso su vocación de servicio se transforma en una provocación a la ciudadanía y su política en una amenaza para todos.

En la última convocatoria de elecciones generales el común de los mortales teníamos una leve idea del berenjenal en dónde andábamos metidos: endeudados hasta las cejas y más tiesos que la mojama. 
Las advertencias nos venían de todos los puntos cardinales y hasta nos miraban con recelo, vamos que… en términos ajedrecísticos ya nos entonaban el jaque. Sólo nos faltaba la puntilla.

En este juego unos políticos continuaban en el intento de convencernos, desde hacía ya algunos años, de que no andábamos tan mal y, en cambio, los otros se emperraban en machacarnos afirmando por activa y pasiva que íbamos al desastre, pero que aún estábamos a tiempo. Nada de cuanto afirmaron ha resultado. Y, ahora, todos continúan con diferente cantinela, aunque con un mismo estribillo en ambos coros: ellos mienten.

Por supuesto: unos mintieron en la cuantificación de la deuda; los otros: han mentido al prometer que iban a hacer esto y lo de más allá, pero lo que sí resulta evidente, porque así aparece en el BOE, es que ahora están haciendo lo contrario de lo que dijeron, o casi. Desde luego… no ganamos para sorpresas que, además, nos las están sirviendo en pequeñas dosis, poco a poco, para que no se nos vayan a atragantar. Demasiada consideración para con los curritos de a pie que ya vamos estando, por decirlo con un eufemismo, hasta el mismísimo gorro.

Este es el talante, pues el talento que derrochan es tan escaso que a duras penas les llega para explicar lo que se traen entre manos, de manera que los perjudicados siguen siendo los mismos, como ocurre siempre, es decir, los ciudadanos de a pie cansados de hacer tanta cola interminable en el INEM y todo para nada, bueno, sí, para matar el tiempo, pues alternativas quedan más bien pocas, tan solo una: sálvese quien pueda… huyendo.

Seguir confiando en la palabra de quienes han hecho de la política un banderín de enganche no para servir, sino para vivir del cuento, aunque, por supuesto, a cuerpo de rey, digo de “político” es de… “cándido y/o tocho”. Este “sin vivir frenético” de los políticos y sindicalistas les debe dar para todo, menos para ganar la confianza. A la vista está, para quienes quieran mirar: la desconfianza se cierne en muchas capas de la sociedad con tanta reforma a medio explicar, salvo para aquellos incondicionales, que haberlos, haylos… con unas antojeras de padre y muy señor mío, como suele ocurrir, tanto en los de una bancada, como en los de la otra, para ello es suficiente con echar una mirada al panorama que nos rodea en la calle y en los medios de comunicación.

Ante esta tesitura me refugio detrás de esta propuesta: “pensar es más productivo, que dejar que otros piensen por mí”.  

Rafael Carmona



jueves, 19 de septiembre de 2013

POR TIERRAS DE SORIA. Estampas

Desde hace tiempo tengo la costumbre, hoy necesidad, de adentrarme y perderme por la austera Castilla, para Machado tierra triste y noble, varonil, mística, guerrera, gentil, humilde y brava. Hoy, más que nunca, no podría entender España sin conocer Castilla, su historia, paisajes y paisanajes.

En esta ocasión han sido las tierras de Soria el lugar de descanso y el blanco al que apuntar el objetivo de mi cámara. De ella dijo el poeta sevillano: Soria es una barbacana, hacia Aragón, que tiene la torre castellana. Tierra de frontera en el medievo sus villas fueron ocupadas, conquistadas y reconquistadas sucesivamente por moros y cristianos. Por estas tierras cabalgó Rodrigo Díaz de Vivar -el mítico Cid-, en ellas "perdió el tambor" el temible Almanzor y en ellas fue enterrado lejos de Al-Ándalus.

Por tierras sorianas se disfruta, cuando finaliza el estío, del dorado paisaje de sus campos ya recolectados. Soria es una ventana abierta al arte románico, gótico y renacentista, plasmado en sus monasterios, catedrales, iglesias y ermitas. La singular belleza de sus plazas, a las que se llega por estrechas calles porticadas, donde con Machado descubrimos "portales con escudos de cien linajes hidalgos", invita a pasear permaneciendo en ellas. Ir a la ermita de San Saturio, por donde, en palabras del poeta, el río Duero corre, terso y mudo, mansamente, es un paseo recomendable para quienes gustan de las luces del atardecer.

Es un lujo encontrar en el pequeño espacio que ocupa la provincia de Soria tanta historia, tanto arte, tanto monumento y tanta belleza. Al abandonarla, con el deseo de volver para disfrutarla de otra manera, podemos decir como Gerardo Diego: Subí a Soria a soñar.

DESDE PLAZA NUEVA se os abre una ventana al encuentro con esa noble y hermosa tierra.




martes, 18 de junio de 2013

SEBASTIAN CASTELLA, Gran faena

En primer lugar mis disculpas a los amigos de DESDE PLAZA NUEVA que puedan sentir aversión a la fiesta nacional -me refiero a la de los toros-, pero hay algo que justifica la inserción de unas imágenes taurinas en este espacio y especialmente las de una faena de Sebastián Castella, torero nacido en Herault (Francia), de padre español y madre polaca.
En junio de 2011 me regalaron unas entradas para algunas corridas de toros de la Feria del Corpus. Por aquellos días mi amiga Curra, de nombre muy torero, amante de los toros ella, además de entendida en el arte de Cúchares y suegra de torero, andaba mal de ánimo; estaba en el callejón esperando entrar en la enfermería, porque un fiero mihura le tenía empitonadas las entrañas y todo hacía pensar que estaba más en las afueras que en los adentros del coso de la Historia. Y para hacer menos tensa la espera nos fuimos a los toros. Sólo el segundo de la tarde, de la ganadería Buenavista, gracias a la gran faena del torero francés, logró en parte el propósito perseguido de distraer la mente por unos momentos; la emoción de la lidia no pasó de simple distracción, el ánimo de Curra le impeidía disfrutar con intensidad la faena del diestro.
Se cumple en estos días el segundo aniversario de aquellos malos momentos en los que a punto estuvo de sonar el tercer aviso y el toro vence a la lidiadora. Afortunada y milagrosamente, con el buen trabajo de los galenos y, sobretodo, de sus dos subalternas, Paola y Cristina, incansables en dar ánimos desde el tendido, la renacida Currita ha vuelto al coso para alegría de todos. 
Para celebrar su reaparición y pueda en en esta ocasión deleitarse con las imágenes que entonces sólo sirvieron de distracción, y como homenaje de amistad renovada, subo a este rincón el reportaje realizado con las imágenes que gravé aquel mes de junio de 2011.

¡VA POR TI, CURRA!

¡Y POR TODOS LOS AMANTES DE LOS TOROS!



jueves, 6 de junio de 2013

PRIMAVERA

Cada año la Primavera se renueva y la versión renovada de este 2013 se intuía especialmente bella. Por ello, y desde la convicción ya antigua de que en la Naturaleza tenemos esa píldora mágica con la que conseguir la energía necesaria para afrontar los retos de cada día, armado de mis cámaras de fotografía y video, acompañado por Lola, sin cuya inestimable ayuda no se podría entender este rincón DESDE PLAZA NUEVA, me adentré en los campos de Castilla-La Mancha buscando en sus rincones el mensaje que este año de crisis prolongada la madre Naturaleza nos envía. La Naturaleza no pierde el tiempo en diálogos inútiles, simplemente hace monólogo ofreciendo múltiples sugerencias por si nos interesa tenerlas en cuenta; es tozuda y año tras año nos dice que sabiendo esperar tras los inviernos más crudos surgen aires alegres de vital renovación, y que no hay vencedores  ni vencidos porque cada día tiene su propio afán y en cada momento hay una oportunidad para ejercer la bondad y disfrutar de la belleza que nos rodea. "Estampas de Primavera" es un homenaje a la Naturaleza, a la que tanto debemos y de la que tanto esperamos. 


miércoles, 29 de mayo de 2013

APPERLEY, el pintor granadino que vino de Inglaterra

Aceptando la idea de una entrañable amiga, a la que mucho debe el mundo de la cultura por su activa y callada labor en el ámbito de la docencia y de difusión de la lectura, iniciamos la incorporación al blog de personajes de significado especial en la historia cultural de Granada.
Rafael Carmona Puertollano, amigo de infancia y juventud, me hizo llegar una presentación que había hecho sobre "El Albayzín en la paleta de Apperley" y con un sentido de la oportunidad le pedí autorización para incorporarlo a DESDE PLAZA NUEVA e iniciar un camino de encuentro con los ilustres personajes que la Historia le regaló a Granada.

El pintor George Owen Wynne APPERLEY nació en Inglaterra el 17 de junio de 1884 en el seno de una familia aristocrática de ideología conservadora. Desoyendo los consejos familiares para incorporarse al mundo castrense en donde había nacido optó por desarrollar su vocación artística como pintor. Atraído por la luz de los países del Mediterráneo, y posiblemente influenciado por los ilustres viajeros del romanticismo, previo paso por Italia, en 1914 se traslada a España, y en 1916 se instala en Granada, donde conoce a su esposa, Enriqueta Contreras, quien además de madre de dos hijos ejerció de modelo del pintor. En esta ciudad permaneció hasta que proclamada la II República se marcha a Tánger, donde muere en 1.960.
Durante su estancia en Granada desarrolló una intensa e influyente actividad artística e intelectual, relacionándose con los granadinos pintores Soria Aedo, José María Rodríguez Acosta, López Mezquita y Morcillo. En su carmen del Albayzín, donde tenía el estudio, se dieron cita los intelectuales de la época.
Apperley en su obra plasma el tipismo, el paisaje y la tradición de Granada. Sus retratos costumbristas, que nos recuerdan el estilo del cordobés Julio Romero de Torres, son de singular belleza.

Con "El Albayzín en la paleta de Apperley"podemos disfrutar de la selección de cuadros del pintor, que Rafael Carmona hace sobre el barrio que le vio nacer y crecer. Por ello me permito la licencia de agradecerle DESDE PLAZA  NUEVA su desinteresada y generosa colaboración.  



video


En el enlace George O. W. Apperley nos adentraremos en una bella página web sobre este ilustre pintor británico a quien tanto debe Granada y en la que podrá contemplarse una selecta parte de su obra.

martes, 14 de mayo de 2013

SE VEÍA VENIR


Con motivo de una confrontación entre el Alcalde de Granada y la Junta de Andalucía a propósito de la capitalidad de la cultura, el DIARIO DE GRANADA tuvo a bien publicarme en noviembre de 1981 un artículo en el que mantenía la llegada de una nueva sociedad y a cuyos problemas habría que hacer frente con la cultura. Al releer hoy aquel artículo siento una cierta pena al ver que algo se ha cumplido y no hemos sabido prepararnos para afrontar los problemas que se intuían.
En aquel artículo bajo el título de “Granada, capitalidad de la cultura”, entre otras cosas decía:

“… probablemente en la cultura esté la única solución a los graves problemas que nos esperan en un futuro no muy lejano.
Mucho se ha escrito de conceptos y definiciones de la cultura y el problema de su conceptualización puede ser el de la limitación que el concepto puede implicar. Por ello, y a los solos efectos de la intención de estas líneas, me permito la licencia de definir la cultura como un proceso de sensibilización para descubrir lo bello del Universo y asimilar la esencia de la Historia, proceso que si conlleva progresión puede modificar la escala de valores, proceso que es susceptible de manipulación, como de hecho está siendo y ha sido manipulado por arriba, por abajo, por la derecha y la izquierda.
En el mundo de la cultura se está confundiendo con demasiada frecuencia y no sé si intencionadamente, al hombre erudito con el hombre culto…. Alguien dijo que uno de los principales problemas del país es la “incultura de los cultos”, y no andaba desencaminado en la justificación de tantos males que nos acontecieron y nos acontecen.
Mucho me temo que la sociedad del futuro sea la época del “ocio impuesto”. Como consecuencia de la evolución científica y técnica es posible que unos pocos sean los que produzcan lo que todos tengamos que consumir en el orden material, lo que nos llevará a un nuevo concepto del trabajo, salvo que se recurra a la fácil e innoble solución de pulsar el botón de la guerra para volver a empezar.
Ello nos obligará a prepararnos para asimilar el fenómeno del ocio y reconducir lo que actualmente es una situación dramática a una situación de posibilidades para un desarrollo profundo de la personalidad. Esta reconducción es posible, esta reconducción pienso que es obligada, esta reconducción no tiene más vía que la de un movimiento cultural auténtico, profundo y no manipulado.
Creo que la sociedad del futuro no tiene más salida que una adecuada explotación de los recursos y los elementos productivos, una sociedad que tiene que abandonar el postulado actual de ahorrar para gastarse el ahorro en lujos, una sociedad que a la empresa, en cuanto fuente de riqueza, la proteja de las arbitrariedades de empresarios, trabajadores, intermediarios y demás personas que en torno a ella se mueven, pero sin limitar la razonable y necesaria libertad empresarial.
Pienso que por un proceso cultural auténtico es por donde solo podremos llegar a un nuevo sistema en el que queda garantizada la libertad de gestión empresarial, pese a un sistema fiscal de fortísima presión que ha de garantizar no sólo la justa distribución de la riqueza sino también la no descapitalización de la empresa privada.
A la creación de ese  nuevo Estado intervencionista en la redistribución de las rentas y al mismo tiempo liberal en todo lo demás, sólo se puede llegar por la cultura, porque sólo ella permitirá la superación de prejuicios e intereses irracionales, porque sólo ella evita al erudito a secas que engordando su vanidad social frena el normal desenvolvimiento de la vida por la neurosis que le produce lo infructuoso de sus conocimientos.
Abordando Larroque el problema de la libertad y el desarrollo de nuestro tiempo, afirmaba que “la civilización es el despliegue en el tiempo de una forma de concebir la existencia, es un estadio de la evolución espiritual del universo, con las opciones que deciden unas generaciones consecutivas a través de distintas coyunturas y en un contorno tecnológico que incluso puede variar radicalmente los medios materiales sin alterar semejantes opciones intelectuales y morales. Cuando se pierde la fe en dichas opciones comienza la decadencia de la civilización”.
Los signos de decadencia están ahí, el escepticismo no positivo, el pesimismo miedoso, la adaptación a un sistema que se desmorona.
Por la vía de la cultura podemos contemplar que vivimos una época de posibilidades, porque sólo por la cultura se asimilará sin miedo la esencia de la conciencia histórica, y sólo por la cultura la libertad nos conducirá a dar un salto consciente hacia adelante”.

Al releer lo escrito hace más de treinta años me sorprendo de nuestra incapacidad para ver y reaccionar ante lo que se veía venir. Es como los bañistas que ante la vista del tsunami que viene se dedican a disfrutar de la playa, porque sintiéndose grandes nadadores creen que podrán mantenerse a flote en la corriente devastadora.
Por desgracia parece confirmarse que estamos en la sociedad del “ocio impuesto”, pero sin haber realizado esa labor de cultura necesaria para en momentos de crisis reafirmar los postulados intelectuales y éticos a los que apelaba Larroque allá en el año 1968.

Intuyo que para poder encontrar la solución a los problemas que nos acucian en una situación como la actual es imprescindible un cambio de actitudes, quizás al cambiar la actitud el problema puede cambiar de dimensión. Hay que plantearse seriamente lo que cada cual puede hacer para aliviar la tensión en que vivimos, todo trabajo es útil venga de donde venga si somos conscientes de la función social y creativa que todo trabajo debe tener. Los vagos, que nada tienen que ver con los parados, son una lacra, su trabajo es similar al de las chicharras, mucho ruido y pocas nueces.

Ante una sociedad con seis millones de parados habría que obligar a nuestros políticos a escribir cien veces –como a niños indisciplinados y vagos- lo que dijo el ilustre don Gregorio Marañón: que es necesario un afán de trabajo ilimitado, por la alegría de trabajar, antes que por la alegría de conseguir –hoy diría trincar-, con espíritu de colaboración para la obra suprema del crear desinteresado, del crear no para ser ricos, ni famosos, sino para engrandecer a la patria y la humanidad.
Si resucitara don Gregorio y contemplara el solar patrio repleto de trincadores y aldeanos nacionalistas -figuras modernas de un feudalismo trasnochado -me diría que soy un imbécil, y cuando le preguntara por qué si es que en vez de cien veces debieran escribirlo mil cada día, él me diría que no soy consciente que algunos no podrían hacerlo porque no saben escribir y los más porque no saben ni copiar y algunos le copiarían mal y entonces la gente pensaría que él fué un imbécil como yo, y yo le diría usted perdone don Gregorio pero lo tenía que decir y si no quería usted que lo dijera no haberlo escrito, y él me diría para qué decir lo que él dijo, y yo le diría lleva usted razón don Gregorio, para “ná”, y él me diría que soy un escéptico y yo le diría y usted un romántico, y yo le diría siempre nos quedará Toledo y él me diría y también Granada y al unísono diríamos: ¡qué suerte tenemos!








domingo, 28 de abril de 2013

Presentación


DESDE PLAZA NUEVA nace con vocación de punto de encuentro con amigos de ahora y de antes para disfrutar de la amistad renovada y de Granada, ciudad que por capricho de la Naturaleza y la Historia goza de un encanto singular reconocido a través de todas las épocas. Granada, en palabras de Marino Antequera, es ciudad de arte cuyo nombre tiene un puesto en la inteligencia y el corazón de todo hombre civilizado.
Para encontrarse con los amigos y disfrutar juntos Granada el lugar más idóneo de partida es DESDE PLAZA NUEVA, pues aparte la razón sentimental de haber nacido y crecido en ella quien ideó este espacio, esta plaza ha sido centro neurálgico de la ciudad en todo tiempo. Plaza Nueva es museo abierto del arte árabe, cristiano y renacentista. A ella llegan o de ella parten las calles que conducen al Albayzin, la Alhambra y la ciudad moderna. En ella se dieron cita sus habitantes para actos religiosos, políticos, militares, judiciales y lúdicos.
Plaza Nueva es un lugar abierto, donde confluyen los aires de la antigua Alcazaba Cadima, la Alhambra, y el río Darro, y desde ella se abren hacia toda la ciudad antigua y moderna. Por ello DESDE PLAZA NUEVA pretende ser un lugar abierto a todos y cerrado a nadie, sin más límites que el respeto a la ley, la libertad y la verdad.

¿Demócratas o Charlatanes?


Que estamos en crisis y hay un deseo generalizado de salir de ella es una obviedad. Y aunque es cierto que hay responsables que nos han conducido a esta situación y sería justo exigirles responsabilidad, no se sale del problema si además no se extirpa el virus que lo motivó, es necesario analizar el medio en que se instaló y contaminó.No conviene dejar que sea el tiempo el que ponga las cosas en su sitio; y es urgente actuar, porque son demasiados los que la están sufriendo y, lo que es peor, sufriendo sin esperanza.
Es necesario conocer las causas de nuestros males para excluir de la política a incapaces y malintencionados, pues el mal de este tiempo parece el mismo que ya denunció Shakespeare a principio del siglo XVII para el suyo: “los locos guían a los ciegos”.
Contemplo la sociedad que vivimos y pienso que la causa fundamental de la crisis que nos azota está en la quiebra de la democracia. Y es que a fuerza de ser ciegos hemos entregado la gestión de la cosa pública a los locos –dicho sea en términos shakespearianos-, quienes han convertido la política en una especie de religión de la que más que sacerdotes actúan a modo de fariseos e inquisidores.
La democracia, desde el mundo clásico donde nace, es VIVIR EN LIBERTAD EN EL MARCO DE LA LEY. Así se consagra en la vigente Constitución, que pretende “establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran.......... y garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.” Insisto, ya lo dijeron los griegos de forma más sencilla, democracia es vivir en libertad en el marco de la Ley. Sólo puede haber democracia donde hay libertad y se cumple la ley. Y para avanzar en el argumento de que la crisis se origina en la quiebra de la democracia es preciso volver a repetir que la libertad no puede sustentarse en la mentira.
En defensa de la libertad se han hecho revoluciones y el hombre ha progresado en la historia. El descubrimiento de la verdad y el conocimiento del error es la meta de la ciencia y el triunfo de la cultura.
La verdad es básica para la libertad, y el político que miente, aparte no defender la libertad y atacar la democracia, infringe el deber de lealtad que tiene todo gestor de asuntos ajenos. Harry G. Frankfurt en su libro “Sobre la Verdad”, breve ensayo sobre la manipulación de la verdad, define a los “charlatanes” como impostores y farsantes que cuando hablan sólo pretenden manipular las opiniones y las actitudes de las personas que les escuchan, siendo su máxima preocupación que lo que dicen logre el objetivo de manipular a su audiencia, y por ello les resulta indiferente que sea verdadero o falso lo que dicen. Por ello considera de suma importancia la honestidad y la claridad a la hora de explicar los hechos, pues una sociedad que de forma imprudente y obstinada se muestra negligente e indiferente ante una información no veraz está abocada a la decadencia.
Reconozco que descubrir la verdad en los tiempos que corren es bastante difícil, pero ya sería todo un éxito que quienes tengan los ojos ciegos a la verdad los tengan lúcidos ante la mentira, pues, como dijo Piet Hein, el camino hacia la sabiduría es fácil y sencillo de expresar: “equivocarse y equivocarse y equivocarse una y otra vez, pero cada vez menos y menos y menos”.
¿Hemos encomendado la gestión de los intereses generales a personas veraces, preparadas y honestas, o a indocumentados que tan sólo pueden aspirar a ser charlatanes?
Aún admitiendo que a esta situación nos hayan conducido charlatanes o locos shakespearianos no puede perderse de vista que fuimos los ciegos los que les elegimos y por ello, para no entrar en debates inútiles, hemos de reconocer que culpables de la crisis somos todos, unos por charlatanes o locos, otros por ciegos, otros por mudos y algunos por buitres que necesitan la carroña para alimentarse. Si somos conscientes de ello podremos cambiar la actitud y adentrándonos en el camino de la democracia – libertad en el marco de la ley- empezar a salir de la crisis.
No se puede salir de la crisis sin el concurso de la buena gente. Es preocupante ver como se está manipulando la calle utilizándola en una lucha política innoble. Siendo cierto que la ceguera del votante sencillo es fuente de nuestros males actuales, también lo es la debilidad e inhibición de quienes no reaccionan porque los problemas no les afectan. Fue profético Martin Luther King cuando dijo que tendríamos que arrepentirnos no tanto de las malas acciones de la gente perversa, como del pasmoso silencio de la gente buena.
No se entiende el silencio del poder judicial. Ese sí que es un poder, cuya actividad o pasividad debiera analizarse en profundidad para comprender un poco más la crisis económica y de la democracia. A los jueces convendría recordarles que son los únicos que en democracia no son libres, pues son esclavos de la Ley, y a cambio son, o debieran ser, independientes e inamovibles. Se dijo un día en este país: “Montesquieu ha muerto”; no es cierto, lo mataron a propósito, sin que quienes tenían la obligación de defenderlo lo defendieran. Ahí se cometió el primer gran crimen contra la democracia.
No se entiende el silencio de la Universidad. Tristeza se siente cuando se la contempla a la luz de lo que para Edward W. Said, Premio Príncipe de Asturias a la Concordia 2002, debía ser la actividad del intelectual. Este pensador palestino dice en “Representaciones del intelectual” que el objetivo de la actividad intelectual es hacer progresar la libertad y el conocimiento, y en torno a ello debe girar fundamentalmente la vida del intelectual, que no es un funcionario ni un empleado entregado a los objetivos políticos de un gobierno o corporación importante, o ni siquiera de un gremio de profesionales de igual parecer. Hay silencios incomprensibles en momentos como el actual y de los más incomprensibles el del la Universidad. Denunció Huxley en “Un mundo feliz” que la verdad es una amenaza y la ciencia un peligro. Si la “intelectualidad” calla por no molestar malo, si calla por que ve como verdad una mentira, que también puede ser, peor.
No hay democracia donde no hay prensa libre. Si la democracia sólo puede darse en un medio de libertad, iluminada en la verdad, o al menos no oscurecida por la mentira, y protegida por la ley, qué pensar de nuestra prensa. La mentira y la ocultación de la verdad son el pecado más grave que puede cometer quien es profesional de la información, aparte constituir una lesión a los derechos de los españoles, que tienen en el artículo 20 de la Constitución el derecho a una información veraz. Por ello el profesional de la prensa que tergiversa la verdad, o se pone al servicio de los charlatanes, incurre en responsabilidad social y colabora a la quiebra de la democracia. Con qué facilidad se nos vende la mentira embalada en papel de morbosos colorines, pues en primera y última instancia se trata de vender y dejar satisfecho al poderoso, o al menos no incomodarle inútilmente. Si hay voluntad de salir cuanto antes de la crisis la prensa debiera analizar cómo ha podido colaborar, aunque sea de forma inconsciente, a la quiebra de la democracia, bien por acción u omisión. Conviene no llamar tolerancia a la inhibición.
Y hablando de crisis no podemos olvidar la aportación de los agentes del sistema financiero a la situación actual. Evidentemente lo económico es un aspecto más de la crisis global que padecemos, y me atrevería a decir, pese a que algunos se puedan escandalizar, que no el más importante, sino una consecuencia de la crisis de valores que padecemos desde que alguien desde un gobierno dijo que España era uno de los países donde más fácil era hacerse rico; a partir de entonces se adora a San Dinero como dios de la nueva religión en que han convertido la política.
La banca no es la causante de la crisis, aunque si colaboradora necesaria con los políticos y por ello también responsable. Profundizar en la responsabilidad de la Banca haría en exceso largo este artículo, pero conviene dejar fijados unos cuantos datos.
Aunque el poder político siempre ha tenido influencia en las entidades bancarias, el aterrizaje de políticos y sindicalistas en las Cajas de Ahorros, sin más méritos que la pertenencia o simpatía a un partido o afiliación a un sindicato, y sin haberse valorado su capacitación para administrar tan importantes entidades, ha originado la quiebra de estas sólidas entidades, que de ser “bancos de pobres con ahorros” las convirtieron en “bancos para ricos con trampas”. Lo que se denominó democratización de Organos Rectores de las Cajas no pasó de ser politización, con desprofesionalización y destecnificación de no pocos profesionales, lo que en un mundo como el actual es un suicidio. En política de asignación de recursos dinero necesario para empresas en dificultad se destinó a empresas sin viabilidad alguna, sin más pretensión que posponer en el tiempo el cierre de las mismas, por que así interesaba a los balances de las propias entidades.
Convendría comprender por qué quienes son responsables de haber llevado las Cajas a tan crítica situación hoy sigan rigiendo las entidades que las absorbieron o fusionaron; ¿acaso quien demuestra incapacidad para administrar cien está capacitado para gestionar mil? Y nos podemos preguntar cómo es posible que quienes daban ruedas de prensa hace dos días informando de importantes beneficios ahora soliciten importantes ayudas para salir adelante a costa de todos. ¿Acaso la contabilidad de ser un instrumento técnico para obtener la radiografía clara de la salud económica de las empresas se ha convertido en un arte para presentar la realidad luminosamente opaca?
Pienso que la crisis es global y no sólo económica, por ello es preciso hacer un análisis serio. Considero que no saldremos de la crisis si no se restaura la democracia, si es que alguna vez estuvo instaurada. De lo que no tengo duda es que una sociedad en la que no se respeta la ley, la libertad y la verdad además de enferma es una sociedad perversa para sí misma, en cuanto permite el protagonismo de charlatanes, indocumentados y locos.
¿Demócratas o charlatanes? Charlatanes e indocumentados, con el permiso y benevolencia de una sociedad de ciegos, mudos y aprovechados. ¿Hasta cuando?

MIGUEL SANCHEZ PEINADO