Y vuesa merced, ¿dónde camina?
Yo, señor -respondió el caballero- voy a Granada,
que es mi patria.
¡Y buena patria! -replicó don Quijote.

miércoles, 13 de julio de 2016

GRANADA. Capricho de la Naturaleza y la Historia




Contemplar Granada en su melodía de agua y sinfonía de luz es disfrutarla de otra manera.
Pasearla descubriendo sus raices judía, cristiana y mora, hasta perderse por el Mauror
y el Albayzín, es la mejor manera de comprenderla.
Desde sus silentes y bellos rincones Granada es una provocación al monólogo del alma
sobre las cosas sencillas y hermosas de la vida.

Con el título GRANADA, capricho de la Naturaleza y la Historia, la exposición desarrolla en imágenes el precedente texto, que expresa una visión personal de Granada, fruto de vivencias y percepciones propias, enriquecidas con las de otras personas del mundo artístico y cultural que tuve la suerte de conocer desde niño, como amigos muy especiales de mi familia, y especialmente de mi padre. En reuniones, vistas y tertulias les oí hablar con admiración de Granada, de sus encantos, sus mitos y sus defectos. Unos desde dentro, como Marino Antequera, Gerardo Rosales, Juan Alfonso García, Angel Peinado, Ricardo Villa-Real, Cayetano Aníbal o Antonio Fernández del Moral, otros desde fuera, como Maríe Laffranque y sus padres, André Belamich, Arielli o René Taylor, éste, en su fascinación por Granada, hizo un jardín granadino en el Museo de Arte de Ponce, Puerto Rico, cuando fue nombrado director del mismo. A todos ellos, ya fallecidos, y a María Sánchez Arana que sigue enriqueciéndonos con su sensibilidad emocional, también se extiende este homenaje a Granada, que ya empezó en 1990, cuando bajo el título Homenaje a Granada, se publicó en la Biblioteca de Autores y Temas Granadinos un libro en el que, por encargo de mi padre a Ricardo Villa-Real, se hacía una selección de textos literarios y poéticos sobre nuestra ciudad. Espero que aquel homenaje por la letra hoy se complemente con el cromatismo de la imagen fotográfica.

La exposición se desarrolla en cuatro grupos de imágenes:

MELODÍA DE AGUA

"Granada, agua oculta que llora"
                                   (Manuel Machado)



SINFONÍA DE LUZ

“¡Con qué trabajo tan grande
deja la luz a Granada!
Se enreda entre los cipreses
o se esconde bajo el agua”. 
               (Federico García Lorca)



JUDÍA, CRISTIANA Y MORA

"Granada, la Jerusalén que pudo ser".
                                  (Antonio B. Espinosa)




RINCONES PARA EL MONÓLOGO

“Granada es encanto de la vista y del corazón,
 sutileza del espíritu”. 
                      (Al Saqundi)



No me planteé una exposición de fotografía, sino una exposición sobre Granada, en la que la fotografía es sólo un instrumento con el que dirigir la mirada y disfrutar la ciudad de otra manera. 
Ni soy ni me siento fotógrafo, aunque el haber tenido en la familia un gran fotógrafo como mi padre y un magnífico fotógrafo como mi hermano algo ha influido para poder plasmar en imágenes mi visión de Granada, que podríamos disfrutarla mejor si -utilizando palabra de Gastón Morata- la sabemos "andorrear". 

A todos los amig@s DESDE PLAZA NUEVA os invito a la exposición, que se inaugura en la Sala de Exposiciones del Cuarto Real de Santo Domingo el próximo el 20 de julio a las 12 horas y permanecerá abierta hasta al 26 de septiembre próximo, de lunes a domingo, de 9,30 a 14,30 y de 17 a 21 horas.
A quienes interesados en asistir no pudieran hacerlo a tal hora, les informo que ese mismo día a partir de las 19,30 horas estaré presente en el Cuarto Real para acompañarles.

Y a cuantos amigos de fuera vinieran a Granada en sus vacaciones, y quieran visitarla, no duden en avisarme para acompañarles.

Y por último mi agradecimiento a cuantos siguen y difunden DESDE PLAZA NUEVA Blog y muy especialmente al Ayuntamiento de Granada, Agencia Albaicín y Cuarto Real de Santo Domingo por la buena acogida y facilidades dadas para la celebración de este evento sobre Granada.

15 julio 2016
Miguel Sánchez Peinado

viernes, 1 de julio de 2016

GRANADA, como la veo y disfruto


Quien ha nacido y crecido en la Plaza Nueva de Granada, y desde ella, a los cuatro años en la pasada década de los cincuenta, ha subido y bajado a diario por las calles del Albayzín, para ir a la escuela parroquial de la iglesia del Salvador, en su día mezquita mayor del barrio, donde el recreo se hacía en torno al aljibe y arcada árabe de su patio, queda marcado por una serie de sensaciones poco valoradas en los días de la infancia.
Si desde Plaza Nueva se ha recorrido a diario la Carrera del Darro o la calle San Juan de los Reyes, según fuesen los fríos del invierno o calores de la primavera, para cursar el bachillerato -no sé como se llama hoy- en el Ave María de la Cuesta del Chapiz, cuyos grandes patios no tienen horizonte, pues un impresionante primer plano de la Alhambra reina sobre el colegio e hipnotiza el ambiente en los recreos y clases de gimnasia siempre al aire libre, se queda aún más marcado. 
Y a mayor abundamiento -utilizando expresión jurídica-, si por profesión se ha entrado casi a diario en la Real Chancillería, para defender causas e informar en vistas celebradas en un palacio renacentista, uno queda -quiera o no- marcado de forma indeleble por esta ciudad en la que tuvo el privilegio de nacer y vivir.

La luz, el aire, las imágenes y sensaciones de aquellos días ilustraron mejor que cualquier texto la Granada que me precedió.
Si uno de los fines de la cultura es dar sentido histórico al ser humano facilitándole instrumentos de orientación, el haber nacido y crecido en la Plaza Nueva de Granada y su entorno fue el primer regalo y primera lección que me dio la vida.

Llegado el tiempo de la jubilación, al mirar hacia atrás para saber qué hacer hacia adelante, sin saber cómo ni por qué surge un sentimiento de agradecimiento a la vida por haber nacido "donde y en donde nací", entendiendo claramente el sentido de un sueño de hace años en el que aparecía un as de la baraja con el texto: "La clave en Plaza Nueva 12". El inconsciente dirigía la mirada a un lugar concreto, una familia en concreto.

Por ello, como muestra de gratitud a la Vida me apetece rendir homenaje a Granada y a quienes desde dentro y desde fuera de ella me adentraron en una ciudad mimada por la Naturaleza y la Historia. Y como una imagen ilustra más que mil palabras he preparado una exposición sobre Granada, como la veo y la disfruto, que en breve se inaugurará en el Cuarto Real de Santo Domingo y de la que en pocos días daré información más detallada a todos los que se asoman a esta ventana abierta DESDE PLAZA NUEVA.     



Qubba del Cuarto Real de Santo Domingo

Miguel Sánchez Peinado
1 julio 2016